No permitas que la preocupación por lo que vendrá mañana te robe la dicha de hoy; quizás el presente sea nuestro único tesoro

domingo, 5 de febrero de 2012

Capítulo 2: Un novio para Alma

Ya era 18. Habían pasado cuatro días desde que habíamos llegado. Ese día y el siguiente no hicimos demasiado porque estuvo lloviendo, y aunque amo la lluvia debo aceptar que no te deja hacer demasiadas cosas. De todos modos la tarde del día siguiente, a pesar de que no paró de llover un sólo segundo, fuimos con Em y Clari a caminar por la playa.

- ¡Oye Alma! Qué a ti te guste la lluvia no significa que a mi pelo también, ¡eh! - recriminó Em sin maldad, intentando taparse la cabeza con la capucha de su buzo. Yo no pude más que echarme a reír, se veía muy graciosa - ¿De qué te ríes?
- De ti - sentencié mientras jalaba de su capucha. Luego me eché a correr - Ella salió atrás de mí y Clari la siguió a sus andas, caminando despacio. 
- Me las pagarás Alma, lo juro - dijo intentando alcanzarme mientras reía.

Luego me tropecé y caí sobre la arena. La verdad es que yo era muy propensa a caerme, todas mis caídas eran memorables. Esta no fue la excepción. La ojota se me trabó en la arena, haciéndome dar un salto y caer de boca al piso. Em, que venía alcanzándome también se echó al piso y comenzó a reir, porque de verdad cualquiera que me hubiera visto se habría puesto a reir a carcajada limpia. 

- ¿De qué se ríen? Compartan, compartan - dijo Clari que venía corriendo ahora.
- Es que... Es que ¿la has visto? - dijo Em entre carcajadas.
- No, ¿qué sucedió? ¿Te has caído? - dijo dirigiendo su vista a mí. Yo le miré, asentí y me eché a reir.

De pronto las carcajadas de Em cesaron y me miró con la expresión de una niña que está por cometer una travesura. Luego la miró a Clari.

- ¿Me ayudas a levantarme? - dijo tendiéndole una mano. Clari le tendió la suya para ayudarle y tan pronto como lo hizo, cayó al suelo con nosotras. Y ya ves, ahí estuvimos las tres riéndonos de nuevo. Parecíamos tres niñas de ocho años en lugar de tres pequeñas mujercitas de quince. Pero la verdad es que nos lo pasamos de pelos. Salvo que después mi madre nos "regañó" por el estado en el que llegamos, sucias y totalmente empapadas. 

Ahora el estado era otro. El sol brillaba en lo alto del cielo que estaba completamente despejado y hacía muchísimo calor. Clari, Em y yo estábamos echadas tomando un poco de sol mientras mis padres se habían ido a caminar por ahí y Pedro... bueno Pedro se había perdido por ahí con algunos niños que había conocido.  Estábamos cerca de una cancha de voleibol playero, y es que a mí me encantaba así que me levanté para ir a mirar.

- ¿Vienen? Voy a mirar como juegan al voleibol - dije señalando el lugar al que me dirigía.
- Yo voy contigo - dijo Clari metiéndose en sus shorts -¿Vienes Em?
- Vayan. Yo aquí me quedo

Nos sentamos a un lado del campo de juego, delimitado por unas dudosas líneas blancas que no se quedaban quietas por las ondulaciones de la arena y miramos parte de un partido que al rato acabo. Algunos de los chicos que estaban jugando y otros parecían dispuestos a seguir jugando, aunque necesitaban más gente.

- ¿Puedo jugar? - dijo Clari levantándose. Yo le mire con los ojos abiertos como platos. Es que yo era algo vergonzosa y no era de meterme con gente que no conocía.
- Claro - respondió sonriendo un chico alto y algo fornido de la sonrisa más bonita que alguna vez había visto - ¿Tu amiga quiere jugar? - dijo enfocando sus ojos en mí.
- Ven Alma, será divertido - me tendió una mano y me ayudó a levantarme.
- Por cierto, me llamo Agustín. Tu eres Alma, ¿cierto? - dijo señalándome, yo asentí sonriente - Y tu...
- Clara, puedes decirme Clari
- Bueno, vengan. Armaremos dos grupos.

Nos presentó a algunos de sus amigos y saludamos a los chicos del otro grupo, a quienes Agustín no conocía demasiado ya que sólo jugaban juntos al voleibol cada tarde de playa. Armamos los grupos y el partido comenzó enseguida. Clari y yo jugábamos muy bien, he de admitir, porque era el deporte que practicábamos en la escuela, incluso a pesar de que jugar en la arena es algo distinto.

Cuando el partido acabo ya eran como las siete y la mayoría se fueron así que por lo visto iban a cortar la jornada. Nos quedamos Clari y yo hablando con Agustín y un amigo de él, Alex un buen rato. Descubrimos que estaban en el hotel que estaba a una calle del nuestro, lo cual era genial porque no conocíamos a nadie aún, así que tener algunos amigos no estaba nada mal.

- Nosotras deberíamos irnos, Em va a matarnos - le dije a Clari.
- Oh, ¡Emily! Casi la había olvidado.
- Bueno, ya nos vamos chicos.
- Qué mal, nos hemos divertido mucho. ¿Las vemos mañana en la tarde? Estaremos por aquí
- Sí, claro que sí - dije yo - Ahora ya nos vamos, ¿vale? Adiós!
- ¡Adiós! - dijeron Alex y Agustín al unísono, y luego Clari.

Así que nos fuimos al encuentro de Em.

- ¿Podrías ya dejar de darte la vuelta para mirar Clara?
- ¡Nos están mirando!
- Bueno tu deja eso ya que es una chiquilinada, pareces de diez.
- ¿Es que tu si viste lo que es la sonrisa de ese tal... Agus? Dios, es precioso!
- ¿Quién es precioso? - dijo Em, que había venido caminando a nuestro encuentro.
- Agustín, un niño que conoció por allí, jugando al voleibol - dije mientras revoleaba los ojos.
- ¡Tu siempre tan arisca, eh! - dijo Clara - Bien que te vendría tener un novio.
- ¡Oh, no, no no! Eso sí que no - dije pasándole a Emily para seguir caminando en dirección a nuestras cosas.
- ¡Oh, si! Oye Em, ese podría ser nuestro operativo este verano, ¿ah? Conseguirle un novio a Alma.
- Mmm, me gusta. Aunque está difícil, ¡eh! Mira que Alma es complicada - dijeron gritando para que las escuchara, luego se echaron a reir y me alcanzaron.
__________________________________________________________
Hasta aquí un nuevo capítulo de All Comes Down To You, perdon por tardarme tanto en publicarlo, es que quería escribir el tercero pero igual no hice tiempo, así que se los dejo y esta semana vere si puedo escribir! Espero sus comentarios :) Besitos!

3 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho :3 Espero que Em y Clari cumplan su objetivo, jaja.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Holaaa siento no haberme pasado es que estaba castigada sin ordenadorr :S

    ResponderEliminar

A mí me gustaría que vivamos para siempre y que seamos jóvenes eternamente